Estar en las alturas, moverse de manera graciosa e incluso realizar coreografías en grupo son las actividades que llamaron la atención de Natalia para ingresar al grupo artístico de su barrio y aprender a montar en zancos.

Advertisement
Scroll to top