Un día en el hostal de su abuela Ikan encontró una tabla de surf, motivado por la curiosidad decidió arriesgarse y lanzarse a usarla en el mar. Al principio no podía dominarla, pero con práctica logró convertirse en un gran surfista.

Scroll to top