A Jackson no le gustaba mucho el fútbol, pero con el tiempo empezó a sentirse atraído por el balón, y aunque sus compañeros pensaban que no lo podía jugar, Jackson demostró que había nacido para ser un gran futbolista.

Scroll to top